Replica de grabados y huesos en 3D para arqueólogos

Topo Ingeo ha creado un sistema que permite a los arqueólogos estudiar al milímetro estas piezas sin deteriorarlas gracias a la fotogrametría y la impresión 3D profesional. Topo Ingeo consigue que los arqueólogos y estudiosos puedan seguir investigando los petroglifos marroquíes en sus laboratorios, unas piedras talladas y pintadas a mano hace miles de años que no pueden ser trasladadas. «El mayor beneficio de nuestro sistema es la portabilidad, porque no puedes llevarte los petroglifos u otros objetos a los laboratorios. Con la información que recopilamos, puedes hacer estudios en el mismo lugar y la capacidad de observación de los arqueólogos se hace infinita porque con las aplicaciones digitales puedes recrear la pieza e imprimirla tantas veces como sean necesarias», explica José María Bezares, consejero delegado de Topo Ingeo, una joven compañía que nació en 2011 enfocada al segmento de la topografía y que ahora participa en proyectos del CSIC o la UNED para simplificar las tareas de investigación de los arqueólogos.

«La caída de la construcción nos llevó a buscar nuevos horizontes y nos deslizamos hacia otros campos. Con nuestro láser y el escáner investigamos nuevos oportunidades, como en la arqueología o en la animación»,






El sistema ideado por Topo Ingeo se basa en la fotogrametría, una técnica que sirve para determinar las propiedades geométricas de los objetos y las situaciones espaciales a partir de imágenes fotográficas. «Contamos con varios escáneres, uno de triangulación y otro de luz estructural, que emiten patrones al objeto y con una cámara se recogen los datos de la intersección de esos patrones con las piezas», añade el responsable. La firma además cuenta con un drone para poder hacer imágenes aéreas que complementan al resto de instrumental.




De esta manera, Topo Ingeo consigue que los arqueólogos y estudiosos puedan seguir investigando los petroglifos marroquíes en sus laboratorios, unas piedras talladas y pintadas a mano hace miles de años que no pueden ser trasladadas. «El mayor beneficio de nuestro sistema es la portabilidad, porque no puedes llevarte los petroglifos u otros objetos a los laboratorios. Con la información que recopilamos, puedes hacer estudios en el mismo lugar y la capacidad de observación de los arqueólogos se hace infinita porque con las aplicaciones digitales puedes recrear la pieza e imprimirla tantas veces como sean necesarias», asegura Bezares.
Les dejamos un video que muestra un ejemplo de su aplicación de la fotogrametría arqueológica

Fuente:

Entradas populares