Entrar a la cueva de Lascaux





Lascaux ubicada en la ragión natural del Perigord, ha conservado vestigios arqueológicos muy antiguos, que se extienden hasta los 350.000 años. 
     La densidad en yacimientos prehistóricos se desgranan a lo largo del río Vézère: La Madeleine, Le Moustier, La Micoque, Tayac, que son los responsables de dar nombres a las culturas materiales del Magdaleniense, Musteriense, Micoquiense, Tayaciense y más tarde, del Perigordiense.  





     El descubrimiento de Lascaux en 1940 despertó un nuevo conocimiento de las manifestaciones  prehistóricas y sus orígenes. Esta cueva de arte monumental ha generado diversas investigaciones, pero sobre todo un estudio profundo de su conservación, por sus constantes filtraciones de bacterias y estados de descomposición en los pigmentos de las pinturas. 

    Cuando la cueva fue abierta al público en 1947, los trabajos de acondicionamiento destinados a hacerla accesible al público, destruyeron el cono protector de desprendimientos que desempeñaba el papel de tampón térmico e higrotérmico, el cual amortiguaba desde el inicio los efectos del clima exterior sobre la atmósfera interna de la cueva. El número de visitantes aumentó rápidamente y 10 años después se tuvo que integrar una potente máquina de regeneración de la atmósfera al interior de la Cueva.
     Como era de esperarse, la cueva fue cerrada a principios de los años sesenta, y en 1983 se recreó una copia idéntica, Lascaux II, de los sectores más representativos del sitio: la Sala de los Toros y el Divertículo Axial.   
     Sin embargo, las nuevas tecnologías han abierto una nueva visión y detalle de Lascaux, a través de una visita virtual de la Cueva "un placer estético que se combina con una introducción al arte rupestre paleolítico" en palabras de Norbert Aujoulat.
     La Mission de la recherche et de la technologie du ministère de la Culture et de la Communication, así como un equipo de investigadores y creadores de virtualización en 3d, han logrado que Lascaux despierte la imaginación colectiva de todo el mundo, y que continúe en nuevas generaciones por muchos años.



    Tanto en España como en Francia, para los estudiosos del arte rupestre, Lascaux es la meca de la prehistoria, y este nuevo acercamiento tecnológico, tiene la intención de comprender espacialmente a los artistas que pintaron y grabaron el bestiario Lascaux de 19.000 años y también presentar las tendencias actuales de la investigación científica sobre las cuevas. 
     La visita virtual integra medio ambiente, cronología, una introducción al arte rupestre, la investigación arqueológica y de conservación y el paseo virtual.




Para acceder al paseo virtual, pincha en el siguiente enlace: http://www.lascaux.culture.fr/


Tengo el placer de conocer a un antiguo alumno de Leroi- Gourhan, y él explica que seguramente el famoso prehistoriador no daría crédito a esta nueva exploración. O quizá aplicaría su famosa frase que "A partir del momento en que el ser humano no puede hablar por sí mismo, porque está ausente o porque ha muerto; o por la ausencia de documentos, subsisten dos testimonios: el del arte y el de la técnica".


Fuente:
Lascaux Virtual


Entradas populares